Rasgos perfilados que no pueden pasar desapercibidos.

La primera impresión es la que cuenta: en la nueva Clase E, esta impresión es duradera. El diseño perfilado del interior y del exterior no es solamente una cuestión de buen gusto, sino también una reinterpretación moderna que subraya con vigor y dinamismo el aspecto del vehículo. Los nuevos rasgos de diseño de Mercedes-Benz son más juveniles, desenfadados, e incluyen detalles elegantes que acentúan la calidad del vehículo. El primer golpe de vista no deja lugar a dudas: la nueva Clase E es un auténtico Mercedes.

 

 

Exterior: nueva interpretación repleta de fuerza.

El frontal de la nueva Clase E presenta un aire más fluido, el cofre acabado en punta nace armoniosamente del marco del revestimiento del radiador y de los faros de nueva configuración. El rostro de cuatro ojos típico de la Clase E se une con elegancia a los faros de una sola pieza, conservando al mismo tiempo su fisionomía particular. La luz de cruce de diodos luminosos incorporada de serie conjuga un diseño estético con seguridad. Y el expresivo diseño en forma de ala del paragolpes delantero pone un punto final discretamente deportivo a la vista frontal. 

En la vista lateral llaman inmediatamente la atención las líneas ascendentes, reforzadas por una línea característica en la puerta trasera, que confieren un ímpetu visible a la carrocería. La batalla larga y los voladizos cortos confieren a la carrocería sus proporciones típicas de un sedán.

La distribución horizontal de los grupos ópticos traseros y el inserto negro en el compacto paragolpes trasero subrayan de forma dinámica la anchura del vehículo. Los grupos ópticos traseros constan de diodos luminosos y, en parte, de LED y fibra óptica. El resultado son diferentes grados de intensidad luminosa, según la función de iluminación activada.

 

Interior: dinámico y elegante.

Basta con tomar asiento para percibir que se trata de un entorno muy especial. La nueva Clase E ofrece un elegante equipamiento interior, con innumerables posibilidades de personalización, y asegura que todos sus ocupantes se sientan a gusto a bordo.

Atractivas molduras de aluminio rectificado y el reloj analógico en la consola central aportan refinamiento automovilístico al puesto de conducción. El cuadro de instrumentos de 3 tubos de nueva configuración y el display de la unidad central en efecto Flat-Frame ponen un toque innovador, funcional y vanguardista al entorno del conductor.

El habitáculo ofrece numerosas posibilidades de personalización con los nuevos colores para el interior beige seda, marrón espresso, gris nácar, marrón castaño, gris cristal y porcelana. Según la línea de equipamiento elegida y las preferencias, el tapizado puede ser de módulos transversales en símil de cuero ARTICO o de módulos longitudinales en cuero o napa. Una vivencia estética y al tacto.